BANNERS INTERIOR NOTICIAS

Junio 13, 2022

Día Mundial Del Medio ambiente: Chile podría tener una nueva constitución ecológica

Cada 5 de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente, lo que se ha convertido en una plataforma mundial para la divulgación ambiental de diferentes temas en torno a la protección del medio ambiente. 

 Un gran hito en nuestro país, es el  borrador de la nueva constitución que se cataloga como ecológica, ya que sería una de las primeras constituciones en reconocer la crisis climática y ecológica que enfrenta el mundo. 

La coordinadora de incidencia de FIMA, Carolina Palma, comentó que “una constitución ecológica para nosotros significa que transversalmente incluye principios orientadores con respecto a la protección del medio ambiente y los derechos humanos ambientales”. 

Estos principios que ya están establecidos en el borrador, servirán como herramienta jurídica a la ciudadanía para poder proteger sus derechos humanos y el de la naturaleza, que garantiza el acceso a una democracia y justicia ambiental, señala Palma. 

Según la politóloga, otra clave principal del proceso constituyente para enfrentar la crisis medioambiental, es la nueva institucionalidad medioambiental,  como la creación de la Defensoría del Pueblo y la Defensoría de la Naturaleza, que velaran por los derechos de la naturaleza. 

El reconocimiento de los derechos de la naturaleza se trata de una herramienta jurídica que va a proveer la nueva constitución a la ciudadanía para poder actuar en representación de la naturaleza con el fin de protegerla. 

 “Se trata de reconocer la importancia que tiene la naturaleza por sí misma más allá del interés y beneficio humano, entendiendo que somos interdependientes de ella”, señaló Carolina Palma. Sin embargo, no ha estado exenta de controversias. 

La principal crítica es que solo los seres humanos podemos tener derechos. “Eso es un mito porque nadie podría cuestionar que una empresa o institución tenga derechos, y eso actualmente existe. El derecho crea a veces instituciones ficticias para poder proteger ciertos intereses, y por qué no darle ese derecho a la naturaleza”, indicó Palma. 

Por otro lado, con respecto a la aprobación del Acuerdo de Escazú, desde FIMA lo interpretan como una victoria de la sociedad civil que ha luchado por muchos años para que se haga ley. 

“Creemos que es un paso importante que ya se está demostrando, por ejemplo, el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental ya estableció mayores criterios para la participación ciudadana ambiental”, concluyó Carolina Palma de Fima.